Revista

Agua estancada, un problema de salubridad

El agua es un bien precioso e importante. Sin ella, los seres humanos no podríamos vivir. Son muchas las maneras en que nos mueve día a día este elemento húmedo. No obstante, no todas las aguas son iguales. Sobre todo, hay que considerar de manera crítica el agua corriente que se queda estancada en las conducciones. ¿Qué es exactamente el agua estancada, cómo aparece, cuáles son sus riesgos y cómo podemos evitarla?

¿Qué es el agua estancada?

Se habla de agua estancada cuando el agua permanece dentro de las conducciones (entre la conexión del sitio y el lugar de extracción) durante más de 4 horas. En esta agua se dan las condiciones perfectas para las bacterias del agua.

Si resumiéramos los conocimientos de diferentes asociaciones e instituciones, como la Asociación de Ingenieros alemanes, el instituto Deutsche Vereinigung des Gas- und Wasserfachs e.V., el Departamento Federal de Medioambiente alemán y el Instituto Robert Koch, entre otros,sobre mantenimiento de la calidad del agua en un lema corto y sucinto, este podría ser:

 

"El agua debe fluir".

 

En el pasado el tema del agua por lo general se subestimaba. Se daba por sentado que lo que salía del grifo era limpio e inocuo. Sin embargo, el agua es un bien sensible. Contiene agentes microbiológicos, como la Legionela y otros gérmenes, que pueden perjudicar su calidad. Esto sucede sobre todo dentro del sistema de conducción en interiores: en la superficie de las conducciones se van acumulando microorganismos y gérmenes que provocan la formación de una película biológica. Esta película está compuesta de una capa viscosa de sustancia polimérica extracelular en la que diferentes microorganismos se incrustan y forman un ecosistema, como amebas, Pseudomonas aeruginosa y Legionela. Los gérmenes del agua encuentran unas condiciones de vida ideales en las conducciones de agua mal aisladas, la disminución de la temperatura del agua caliente o un caudal insuficiente.

¿Dónde aparece con más frecuencia el agua estancada?

El agua estancada aparece en todas partes donde las tomas de agua no se utilizan, ya se trate de edificios, viviendas o salas, y por motivos de reformas, vacacionales, que se encuentren vacíos, por circunstancias temporales o de infrautilización. Entre las instalaciones que acostumbran a verse más afectadas se cuentan escuelas, hoteles, edificios de viviendas, guarderías, hospitales, consultas médicas, residencias de ancianos y polideportivos.

Sin embargo, no solo la no utilización de las tomas de agua provoca el estancamiento del agua potable, sino que ello también puede ser producto de unas conducciones de agua sobredimensionadas para un consumo en disminución, cañerías muertas o el que pase un largo tiempo entre la instalación y la puesta en funcionamiento de las conducciones.

¿Cuáles son los peligros del agua estancada?

Durante el periodo de estancamiento y a causa de los procesos microbiológicos, se forma en la red de conducción una capa viscosa, denominada capa biológica, que ofrece unas condiciones de vida ideales para las bacterias y gérmenes del agua, como, por ejemplo, Pseudomonas aeruginosa y Legionela. Si tras un periodo largo de estancamiento se utiliza una toma de agua, estos gérmenes pueden desprenderse y comportar un riesgo para la salud del usuario.

Además, existe el riesgo de que se contamine todo el sistema de conducción del agua potable. Cuando se produce un estancamiento se contamina primero la línea de tubería que conduce al punto de toma de agua que no se utiliza (ramificación). A través de una potencial recontaminación estos gérmenes alcanzan toda la red y acaban contaminando así también aquellas tomas de agua que no estaban afectadas de entrada por el estancamiento.

¿Cómo evitar el estancamiento?

Una medida generalizada es abrir manualmente de manera regular las tomas de agua para limpiar así las conducciones. Además de los altos costes de personal y de tiempo y de lo difícil que es generalmente llevar esto a cabo, existe el riesgo de que este procedimiento de limpieza no se realice de manera regular.

Medidas técnicas como sistemas de circuito empotrados y grifería automatizada consiguen un flujo de agua regular del sistema de conducción. No obstante, además de sus altos costes de adquisición y montaje, estos sistemas son de difícil instalación, lo que podría comportar también un estancamiento temporal.