Baclyser® IL DENT

Filtro en línea de membrana de fibra hueca para la higiene del agua en unidades de tratamiento dental

  • Protección eficaz contra gérmenes transportados en el agua
  • Higiene segura del agua por filtración estéril
  • Alto rendimiento
  • Hasta 6 meses de vida útil
  • Dispositivo médico con marcado CE
  • Cambio de filtro sencillo gracias al cierre rápido tipo “push-in“

Baclyser® IL DENT es un dispositivo médico con marcado CE desarrollado especialmente para la instalación en las conducciones de alimentación de unidades de tratamiento dental. El filtro incorpora una membrana de fibra hueca de 0,2 μm para microfiltración, con capacidad de retención de 7 niveles log de Brevundimonas diminuta. Este valor corresponde a la definición de la FDA de agua esterilizada por filtración. En consecuencia, el filtro retiene todos los gérmenes del agua de las tuberías como, p. ej., pseudomonas y Legionella. El proceso de filtración no modifica la composición química del agua.

  • Dimensiones: L 118 mm x Ø 47 mm
  • Capacidad de retención: 7 niveles de log Brev. dim. (según FDA ASTM F838)
  • Tamaño de los poros: 0,2 μm microfilteratión
  • Vida útil*: hasta 6 meses
  • Resistencia al cloro**: ≤ 10 ppm
  • Rendimiento: 13 l/min. (inicial 5 bar, 20 °C)
  • Presión de servicio máxima***: 5 bar
  • Temperatura de servicio máxima: ≤ 40 °C
  • Conector: cierre rápido “push-in“ de ø 8 mm

* La vida útil depende de la calidad del agua utilizada en la aplicación, las relaciones de presión, la frecuencia de uso y el rendimiento requerido.
** Dosificación continua de ≤ 10 ppm durante la vida útil, transitoriamente (1 h) dosis altas (400.000 ppm) para desinfección química.

Accesorios de conexión disponibles bajo demanda.

La mayor parte del agua que sale de la unidad de tratamiento dental y que se emplea para refrigeración, lavar y el rellenar el vaso de enjuague en las consultas dentales procede de la red pública de agua potable. A pesar de los exigentes requisitos a la calidad del agua potable, los gérmenes, incluidos patógenos facultativos, pueden fijarse y proliferar en los biofilms de las conducciones de agua del edificio. El agua que circula por estas conducciones puede llegar a la unidad de tratamiento dental y favorecer la proliferación de los gérmenes en el equipo. El calentamiento del agua en la unidad y las fases de estancamiento prolongadas del agua de refrigeración durante la noche y los fines de semana no hacen sino agravar esta situación. En los tratamientos dentales que utilizan refrigeración por agua, existe el riesgo de que los pacientes y el personal inhalen aerosoles con gérmenes y contraigan infecciones.